Mi horno y yo.

Esto que ven es el momento en que abrí la primera horneada exitosa con mi horno eléctrico. Esto, algo tan sencillo y básico para alguien que pretende vivir de la cerámica, supuso una odisea de cinco años. Vayamos atrás hasta 2009. Yo me había decidido a estudiar cerámica y se me presentó la posibilidad deSigue leyendo “Mi horno y yo.”

Abrir el horno.

Hay un momento muy particular en el proceso cerámico, un momento de nervios, excitación y cierto miedo: el momento de abrir el horno. Para mí, entronca con lo atávico, con esa sensación que queda en el aire después del paso de una gran tormenta. De hecho es tan especial que me pareció oportuno dedicarle estasSigue leyendo “Abrir el horno.”